Serie "Conociendo a Jesús" 3a Parte / Lucas 4:16-30 / Jesús El Ungido y El odiado

Publicado en 20 Julio 2012

jesus-amigo-copia-1.jpg

 

Introducción

 

Hola mis amados hermanos en Cristo y lectores de mi blog, les comparto la 3ra parte de la serie "Conociendo a Jesús", estos temas están destinados principalmente a los jóvenes y han sido primeramente expuestos en los cultos juveniles, y han sido impartidos por jóvenes (mujeres y hombres), con el fin de que éstos puedan desarrollarse en habilidades blandas y aprendizaje bíblico, no obstante, estos temas pueden aplicarse a la vida de cualquier creyente, todo el contenido de los temas tienen relación con los hechos históricos de la vida de Jesús, partiendo desde su niñez hasta su adultez, la idea es dar a conocer varios aspectos importantes de su personalidad.

 

Estos temas están basados en el libro del médico, discípulo y apóstol Lucas, ya que éste libro da un enfasis especial a la humanidad del maestro y nos narra su historia de un amanera muy detallada.

 

EL objetivo principal del tema es que seamos "Imitadores de Jesús", y en ese contexto es necesario preguntarse ¿como puedo imitar a Jesús? la respuesta es casi obvia, pues... conociendo a Jesús! ¿como le conocemos? más fácil aún... leyendo su historia, su vida ¿donde está escrita su vida?...exacto! En la Biblia! entonces si queremos ser imitadores de Jesús, debemos conocer su vida, debemos conocer la Biblia, solo así seremos verdaderos cristianos, solo así podremos tener sus valores y su carácter, recordemos que la Biblia es un espejo, Cristo es el molde, nuestro máximo pastor, guía, entonces acompañame a conocer sus virtudes y aplicarlas a nuestras vidas...

 

Serie "Conociendo a Jesús" 3a Parte / Jesús el Ungido y el Odiado

 

Lectura bíblica: Lucas 4:16-30


(Para continuar leyendo es necesario leer antes el texto de Lucas)

En la época de Jesús las personas eran nombradas aparte del nombre con una especie de apellido, el cuál era dado según el lugar de infancia, en este caso fue Nazaret, por eso conocemos al maestro como Jesús de Nazaret, es importante notar como El no se olvida de sus raíces y decide ir a ver a su gente, también es importante saber que El respaldaba el hecho de ir a as sinagogas, El nunca estuvo en contra de las costumbres judías, sino al contrario, lo que atacaba Jesús era la hipocresía, la religiosidad y el invento de leyes humanas que algunos fariseos habían agregado a las leyes de Dios.

Es normal en las sinagogas cualquier persona capacitada pueda leer algún texto de la Ley y Los Profetas, en esta liturgia hay un sello democratico, el verso 16 nos habla de eso, ese momento no es cualquier momento sino el cumplimiento de la profecía dado por Isaías, Jesús está leyendo sobre si mismo, El era el Ungido de Dios, El debía ir y predicar las buenas noticias, sanar a los enfermos (físicos y espirituales) y traer libertad a su pueblo, en resumen, Jesús era El Salvador y el texto lo estaba afirmando, pero acá podemos rescatar para nosotros que aunque esa profecía era exclusiva para Jesús, también es aplicable para sus herederos, o sea para nosotros, sus hermanos, lo mismo que debía hacer Jesús debemos hacer nosotros, también tenemos su autoridad delegada para hacer sus maravillas, sanar, predicar, etc... ¿qué esperamos para hacerlo?
Entonces, debemos hacer lo sgte.:

1. Dar buenas noticias a los pobres.

2. Anunciar libertad a los prisioneros.

3. Devolverles la vista a los ciegos.

4. Rescatar a los que son maltratados.

5. y Anunciar a todos que: “¡Este es el tiempo que Dios eligió para darnos salvación!”»
Pero todos los presentes lo conocían de niño y sabían que éste era hijo de José y María, para "rematar" la escena, el maestro comenta que los textos se cumplieron delante de ellos.

Hasta ahí todo bien, pero me llama la atención una cosa, y es que por un lado la gente queda maravillada y reconoce que hay gracia en Jesús, pero al mismo tiempo hay una frase que me parece que es en un tono peyorativo, denostador y que siembra la duda en los demás....

- ok, está bien, eres bueno para hablar, tienes ese don de la oratoria, tienes gracia, pero eres un carpintero cualquiera, un obrero, uno más de nosotros, no eres nada especial, eres de la "pobla", de las favelas, como decimos en Chile, eres un "piojento" más que gana el sueldo mínimo (aún no conozco a un carpintero millonario), eres el hijo de José...
Jesús No es un tipo que se quede callado, como piensan algunos, No, el responde y responde bien, cuando hay que hablar El habla, cuando hay que callar, El calla, cuando hay que estar tranquilo, el duerme y cuando hay que enojarse, El destruye con ira las mercancías de los mercaderes del templo, así que en esta ocasión Jesús, les encara y refuta los dichos de esta gente y les dice algo así (parafraseo): ¿saben que? yo venía a ayudarles, yo venía a sanarles, pero como uds. no me dan bola, no me inflan, no me pescan, no me compran (chilenismos que quieren decir: no me toman en cuenta ó no me creen), yo me marcho de aquí y voy a ir donde la gente quiera escuchar la voz de Dios.
Y ahí la gente cambia su parecer sobre Jesús, ya no les parecio que había gracia en El, pasaron del amor al odio en minutos, ¿como es posible esta actitud? es posible porque Jesús y el mensaje de Dios, el evangelio, puede provocar dos cosas en el oyente:

1. Alegría / Aceptación
2. Enojo / Rechazo

Esto es tan cierto como el aire que respiramos, y yo he visto como el mensaje del evangelio cuando es predicado puede provocar la ira en algunos y la alegría en otros, tanto así que puede provocar que quieran matarte, esto no es una exageración, muchos misioneros estan viviendo en carne propia la muerte y la persecusión, entones yo te digo, que si Jesús fue odiado, a ti te odiarán, si Jesús fue perseguido y rechazado, también tu lo serás, No es un secreto lo que estoy diciendo, a Jesús lo llevaron a un monte y lo intentaron matar, lanzandolo al vacío, Siii! los mismos que hace momentos atrás le admiraban, pero solo la voluntad de Dios evito un atragedia en ese momento, porque solo era el comienzo de una vida llena de sufrimientos y renuncias, y porque aún no era el momento de morir de Cristo.

Conclusión

Para finalizar podemos decir que si predicamos la verdad como Jesús lo hizo recibiremos alabanzas y odio, habrá gente que nos amará y otra simplemente nos menospreciará, pero así es la vida, así es el evangelio, y si queremos llegar al cielo y estar con El Maestro debemos hacer su voluntad, imitandole siempre, a pesar que esto lleve un alto costo, debemos renunciar al yo y seguirle, cuesto lo que cueste, aunque muchos no crean, y aunque muchos se burlen, debemos seguir mirando a Cristo.

Atte. Contralobos

Escrito por Contralobos

Etiquetado en #Mis Mensajes - Estudios - Enseñanzas y Reflexiones

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post