Pakistán: tras indulto de Asia Bibi, manifestaciones y asesinato de un cristiano protestante

Publicado en 6 Diciembre 2010

ISLAMABAD, 28/11/2010 (El País, EFE, La Razón/ ProtestanteDigital.com)


El indulto del Presidente paquistaní a Asia Bibi (que aún sigue en prisión) ha sido respondido con manifestaciones de radicales en contra de esta decisión, pidiendo que se aplique la “ley antiblasfemia”. Un cristiano evangélico (presbiteriano) de 22 años ha sido asesinado en la ciudad de Godhpur.

Como ya informamos en otra noticia el presidente de Pakistán ha perdonado la vida a la campesina cristiana Asia Bibi, eliminando así el riesgo de ser condenada a morir en la horca, el castigo máximo que contempla la legislación del país por insultar a Mahoma. Las voces de la comunidad internacional clamando que fuera indultada se intensificaron en los últimos días, tanto de entidades protestantes como católicas (con intervención incluida del Papa).

El perdón de la pena de muerte fue anunciado a la cadena CNN por el gobernador de Punjab, Salma Taseer. "No va a ser víctima de esta ley" contra la blasfemia, aseguró. Bibi, de 45 años, fue acusada de insultar al profeta y de cuestionar el Corán durante una acalorada discusión con unas compañeras de trabajo musulmanas, después de que estas se negaran a beber de un cubo que Bibi había tocado.

Pakistán nunca ha ejecutado recientemente a un acusado por blasfemia, y este tipo de casos suelen resolverse sin sangre cuando se elevan ante un tribunal superior. La gracia, sin embargo, no cambiará el Código Penal paquistaní, donde el 96% de sus habitantes son musulmanes.

Y tampoco está claro que Bibi –aunque de momento haya salvado su vida- vaya a ser puesta a corto plazo en libertad, tras 15 meses encarcelada. Su abogado ha presentado un recurso contra la sentencia ante el Tribunal Supremo que está pendiente de resolución. Está también por ver cuál será la reacción al presunto perdón presidencial de los militantes musulmanes más extremos. Ante el temor a que se produjeran disturbios, Bibi fue trasladada a un lugar seguro, por miedo a que su vida pueda correr peligro si los extremistas “aplican la ley” por su cuenta durante su encarcelamiento.

MARCHA ISLAMISTA
Una marcha convocada por grupos religiosos islámicos extremistas partió esta pasado sábado 27 de noviembre de Islamabad para exigir que el Gobierno no derogue la ley antiblasfemia ni conceda el indulto a Asia Bibi, entre otras demandas.

Un portavoz del Movimiento Suní aseguró que los manifestantes partieron de Islamabad y llegaron a la vecina ciudad de Rawalpindi pese al gran despliegue de fuerzas de seguridad. El portavoz del Movimiento Sufí cifró en 8.000 las personas que forman la marcha, pero una fuente de la Policía de Islamabad rebajó el número de manifestantes a unos centenares.

ASESINAN UN CRISTIANO POR «BLASFEMIA»

Se llamaba Latif Masih, tenía 22 años y pertenecía a la Iglesia protestante (presbiteriana). Abrió una tienda de telefonía móvil en su pueblo, Godhpur, en la región paquistaní del Punjab. Para la familia, no hay dudas: un vecino llamado Ijaz Ahmed, hijo del ayatolá de la aldea, quería quedarse con el negocio. Tras varias agresiones físicas sin motivo alguno, a finales de mayo la Policía le fue a detener. Le llevaron ante el juez del distrito. ¿La acusación? Había sido visto quemando hojas del Corán.

Latif permaneció cinco meses en prisión provisional hasta que el denunciante, el propio Ijaz Ahmed, dudó en una declaración judicial. Aun así, al cristiano se le impuso una fianza. Volvió a su pueblo a primeros de noviembre. Como relata su madre, Masih Rubina Bibi, dos hombres armados con pistolas se acercaron hasta la casa y le conminaron a que los acompañara. Latif, resignado, los siguió. No se alejaron mucho, sólo unos pasos, antes de dispararle cinco tiros. Los asesinos huyeron en una moto. «Había varios policías en la calle, pero no intentaron detenerlos», se quejaba su madre, testigo de la brutalidad.

El jefe de la Comisaría local, Rafique Ahmed, se encoge de hombros: «Ningún buen musulmán tolera a un blasfemo».

La tragedia de Latif puede repetirse en el caso de Asia Bibi. Como advertía Fides Tahira Abdullah, musulmana y activista de derechos humanos, aunque el presidente Zardari haya concedido el indulto, «Asia saldrá de la cárcel, pero su vida estará en grave peligro. Los líderes radicales islámicos dirán que una culpable de blasfemia ha sido liberada y querrán hacer justicia por su cuenta. Cualquiera puede matarla porque a quienes defienden el nombre del Profeta se les otorga el paraíso».

Fuentes: El País, EFE, La Razón. Edición: ProtestanteDigital.com

Escrito por CONTRALOBOS

Etiquetado en #Iglesia Perseguida

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post