Origen e historia de la Navidad: Parte II – ¿Qué días y cómo adoraban los paganos a deidades babilónicas?

Publicado en 24 Diciembre 2009

¿Qué días adoraban los paganos a estas deidades babilónicas?


NAVIDAD1

El 24 de diciembre y el 25 de diciembre.


¿Cómo lo adoraban? Miremos a Isaías 65: 2-4.


Observe: “Sacrificando en huertos…” “quemando incienso sobre ladrillos” “invocando el espíritu de los muertos” (se quedan en los sepulcros) “En lugares escondidos pasan la noche” (esperando el día siguiente) “Que comen carne de cerdo”.


¿Tiene una idea de cómo hacían los paganos?

El 24 de diciembre comenzaban la celebración del dios Gad o de la Fortuna.


¿Cómo la hacían?

Iban a los huertos, tomaban un árbol y adoraban bajo ese árbol. Allí, debajo del árbol, sacrificaban el puerco que se comerían al llegar el día 25 de diciembre.


Los romanos adoptaron estas prácticas y cuando la Iglesia trata de cristianizarlas, se convierte en el árbol de navidad, en el sacrificio de la

hostia el 24 de diciembre a la media noche y el lechón asado el 25 de diciembre.


¿Se da cuenta usted del origen de esta fiesta?

Así que la Iglesia mezcló el paganismo romano con la fe cristiana para tener a todo el mundo contento bajo su autoridad.


Permítanme decirles que el Señor aborrece esto. Lea Isaías 66: 17

Ahora, debo ser honesto aquí.


Este pecado de mezclar lo santo con lo profano, no es solamente responsabilidad de la Iglesia, también de Israel.


¿Recuerdan ustedes el pecado del becerro de oro cuando Moisés estaba en el monte santo recibiendo la Torah?


¿Qué hizo Aharón bajo la influencia de muchos del pueblo?


Construyó un becerro de oro.


¿Y qué hicieron con el becerro de oro?


Pretendieron mezclar lo inmundo con lo santo.


Miremos la Escritura: Shemot (Exodo) 32: 1-5.


Observa la mezcla: “Estos son tus dioses que te sacaron de la tierra de Egipto”.


Mire el vr. 5: “Y viendo esto Aharón, edificó un altar delante del becerro y pregonó Aarón y dijo: Mañana será fiesta para…ADONAI”.


¿Ven la mezcla?

Por un lado la inmundicia del becerro de oro como dioses, por el otro lado, “fiesta a Adonai”.

¿Aceptó el Señor aquella mezcla de lo santo con lo inmundo?

¡En ninguna manera!


Miremos la reacción de Adonai: Vr. 10: “Déjame que se encienda mi ira y los consuma…”

El Señor aborrece la idolatría, pero aborrece aun más la idolatría mezclada con la santidad.

¡Esto es peor aun!


Pero no solamente fue esto cometido en Israel acabado de salir de Egipto, también después la historia se repite en Samaria.


¿Qué hizo Jeroboam I cuando vio que los hijos de Israel tendrían que ir a Jerusalem a adorar a Adonai?


Miremos la Escritura:

“Y dijo Jeroboam en su corazón: Ahora se volverá el reino a la casa de David, si este pueblo subiere a ofrecer sacrificios en la casa de Ha-Shem en Jerusalén; porque el corazón de este pueblo se volverá a su señor Roboam rey de Judá, y me matarán a mí, y se volverán a Roboam rey de Judá. Y habiendo tenido consejo, hizo el rey dos becerros de oro, y dijo al pueblo: Bastante habéis subido a Jerusalén; he aquí tus dioses oh Israel, los cuales te hicieron subir de la tierra de Egipto. Y puso uno en Bet-el, y el otro en Dan. Y esto fue causa de pecado; porque el pueblo iba a adorar delante de uno hasta Dan. Hizo también casas sobre los lugares altos, e hizo sacerdotes de entre el pueblo, que no eran de los hijos de Leví. Entonces instituyó Jeroboam fiesta solemne en el mes octavo, a los quince días del mes, conforme a la fiesta solemne que se celebraba en Judá; y sacrificó sobre un altar. Así hizo en Bet-el, ofreciendo sacrificios a los becerros que había hecho. ! Ordenó también en Bet-el sacerdotes para los lugares altos que él había fabricado. Sacrificó, pues, sobre el altar que él había hecho en Bet-el, a los quince días del mes octavo, el mes que él había inventado de su propio corazón; e hizo fiesta a los hijos de Israel, y subió al altar para quemar incienso”. (1 Reyes 12: 26-33).


¿Aceptó el Señor esta mezcla de paganismo con Torah?

En ninguna manera. Mire lo que dice la Escritura:

“Con todo esto, no se apartó Jeroboam de su mal camino, sino que volvió a hacer sacerdotes de los lugares altos de entre el pueblo, y a quien quería lo consagraba para que fuese de los sacerdotes de los lugares altos. Y esto fue causa de pecado a la casa de Jeroboam, por lo cual fue cortada y raída de sobre la faz de la tierra”. (1 Reyes 13: 33,34).


No, el Señor no se agrada de esto. No lo acepta. No es compatible con Su santidad. Es una abominación.


¿Y qué pasó con los expatriados de Judá cuando regresaron de Babilonia? Bueno ya hemos visto en el profeta Isaías lo que pasó, cómo adoptaron deidades paganas para el culto a Adonai y cómo el Señor trae juicio y castigo a todos los que practicaban aquella abominación.


Pues bien, el mismo pecado de los hijos de Israel en el desierto y el mismo pecado de la Casa de Efraim en Dan y Betel, y el mismo pecado de los que regresaron de Babilonia, fue el mismo pecado en que cayeron los padres de la Iglesia en Roma.


Pensando en “cristianizar” el paganismo, mezclaron la fe con fiestas, fechas y prácticas paganas y el resultado ha sido una abominación al Señor.


Ahora bien, el Señor siempre ha tenido un remanente.


No todos los israelitas participaron de la adoración al becerro de oro construido por Aharón.

No todos los israelitas participaron en la adoración introducida por Jeroboam.

No todos los judíos adoraron al dios Fortuna y Destino.


No todos los cristianos en el imperio romano aceptaron el paganismo introducido por Constantino y sus descendientes.


El Señor siempre ha tenido un remanente.


Mire lo que dice Rav Shaul (Pablo) en Romanos 11: 1-5.


Digo, pues: ¿Ha desechado Di-s a su pueblo? En ninguna manera. Porque también yo soy israelita, de la descendencia de Avraham, de la tribu de Benjamín. No ha desechado Di-s a su pueblo, al cual desde antes conoció. ¿O no sabéis qué dice de Elías la Escritura, cómo invoca a Di-s contra Israel, diciendo: Señor a tus profetas han dado muerte, y tus altares han derribado; y sólo yo he quedado, y procuran matarme?


Pero ¿qué dice la divina respuesta? Me he reservado siete mil hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal. Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia”.

Observa el versículo quinto: “Así también en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia”.

¿Quiénes son el remanente?

Aquellos que no aceptan mezclar lo santo con lo inmundo, que no aceptan mezclar la verdad con la mentira, que no aceptan mezclar la mesa de Adonai con la mesa de los demonios.

¿Y quién es quien decide esto?

Usted es el que decide. Usted es el que tiene que llegar a un punto de su vida donde decide si acepta esta abominación de mezclar lo santo con lo inmundo o si decide exclusivamente por lo santo.

¿Por qué entonces no celebramos ni el 24 de diciembre ni el 25 de diciembre o el 31 de diciembre o 6 de enero? Porque estas celebraciones mitad cristianas y mitad paganas son una abominación a nuestro Di-s y consecuentemente ni las promocionamos ni las practicamos en nuestra comunidad.

Lo mismo ocurre con la fiesta de fin de año el 31 de Diciembre.

Ya he enseñado el origen pagano de esta fiesta y cómo hemos decidido no tocar más lo inmundo ni hacerle fiesta al Señor contaminando su altar con dioses paganos.

Tenemos suficientes fiestas dadas por Adonai para que tengamos que adoptar prácticas y costumbres de origen satánico que no tienen por qué introducirse en la forma de vida de los santos.

O servimos al Señor en santidad o no le servimos.

O servimos al Señor en pureza de corazón o no le servimos.

El Señor está cansándose ya de nuestro pecado, está hastiándose de nuestra continua desobediencia, su copa de paciencia se está llenando.

Y la Escritura dice: “Horrenda cosa es caer en manos del Di-s vivo”.

Un hombre de nuestro pueblo dijo una vez a nuestros padres:

“Escogeos hoy a quien sirváis… pero yo y mi casa serviremos a Adonai”.

Hasta aquí el comentario del Rabi Dan.

Por Ioshua Ben Iaakov
Utilizado con permiso desde mesianicos.com

Escrito por CESAR ANGELO

Etiquetado en #Navidad de Jesús

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post