Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Iluminando a las Iluminadas / Pastor Juan Vidal / Las Iluminadas 3ra parte

Publicado en 25 Agosto 2012

Un Reflexión preliminar (No concluyente) para empezar el diálogo

 

 

ILUMINANDO A “LAS ILUMINADAS”
Por Juan Vidal Sandoval
Pastor Iglesia Metodista Pentecostal de Lo Espejo

 

Aunque los pentecostales no somos muy asiduos a la mundanalidad de la farándula, en la actualidad se está haciendo cada vez más común ver en la televisión y en otros medios, diversas parodias con caricaturas de pastores corruptos, de profetas autoproclamados y hasta de predicadoras en trance. Podremos estar más o menos de acuerdo en usar todos los medios disponibles para denunciar las malas prácticas, vengan de donde vengan, pero debemos también reconocer que las emociones adversas afloran con bastante facilidad, sobre todo con el escarnio público que se hace de prácticas y creencias arraigadas por tantos años en nuestra hermandad pentecostal, una comunidad que en esencia pregona el amor al prójimo. Sin embargo, estos injustos ataques, ¿son para nosotros una autorización al uso de la violencia verbal en contra de quienes nos provocan? ¿Existen orientaciones en la Biblia para enfrentar esta clase de agresiones?

Trataremos, a continuación, de ofrecer algunas ideas preliminares y sin gran elaboración, como para generar un diálogo sosegado en torno a este problema que, en nuestra humilde opinión, se irá haciendo cada vez más común en una sociedad secularizada, individualista e intolerante. Debo reconocer, entre las limitaciones de este artículo, el hecho de que no soy un seguidor de estas actrices, ni de los programas de esta línea, por lo que parte de la información que presento aquí fue obtenida de lo que está disponible en la web.

 

DUDAS LEGÍTIMAS EN TORNO AL FONDO Y LA FORMA DE LA RUTINA DE “LAS ILUMINADAS”

Para quienes, al igual que yo, tienen poca idea de quiénes son “Las Iluminadas”, les puedo comentar que son dos actrices que realizan una parodia en la que increpan a los invitados y conductores de un programa de televisión nocturno en forma muy similar a lo que hacía otro personaje llamado Yerco Puchento. Lo diferente es que para realizar esta rutina, las actrices se caracterizan con la ropa típica de algunas comunidades pentecostales. Además cantan un conocido corito evangélico, usan pandero y parodian las danzas y otras manifestaciones carismáticas.

A penas las redes sociales comenzaron a dar cuenta de la polémica suscitada por la rutina, las actrices y muchas otras personas salieron en defensa del show, con diversos argumentos. Aunque cuesta dar crédito a las explicaciones que tratan de justificar su “trabajo actoral”, intentaremos poner las cosas en perspectiva.

 

 

  1. Las actrices afirman no dirigir su parodia contra el pueblo evangélico, sin embargo, los nombres de los personajes son “Eva y Angélica”: eva-angélica.
  2. El inicio de la parodia tuvo su origen en Televisión Nacional, en donde las actrices caricaturizaban a dos predicadoras que invitaban a diversas personas a recibir la salvación o a acercarse a Dios. El chiste de cada episodio consistía en que la situación en la que se desarrollaba el proceso de evangelización producía un encuentro o resultado absurdo. En tal caso, el humor o la broma se enfocaba en el encuentro de dos grupos de personas con cosmovisiones diferentes entre sí, en donde cada grupo entendía este encuentro desde su particular perspectiva.
  3. Cuando las actrices se van al canal Mega, contaron con un mayor tiempo de exposición, por lo que la rutina debía extenderse. Fue allí en donde el foco de las burlas se centró en elementos de la liturgia y devoción pentecostal. Esto indudablemente desató la molestia de la hermandad pentecostal.
  4. La defensa corporativa que los diversos medios hacen de estas actrices, parecen producirse en un contexto comercial e ideológico. Por una parte, los programas de TV existen y subsisten si son capaces de concitar el interés del público (Rating). De esta forma, los auspiciadores de productos y servicios pagan grandes sumas de dinero a la producción del estelar por concepto de marketing y publicidad. Adicionalmente, una serie de subprogramas (por ejemplo los matinales), usufrutuan del éxito de los estelares, repitiendo hasta la saciedad las partes más exitosas de los contenidos exhibidos. Y como si esto fuera poco, más tarde los llamados programas de farándula, vuelven a estrujar el efímero éxito del estelar, generando polémicas, chaqueteos y otras miserias humanas, como si fueran noticia, alimentando el morbo de un consumidor acrítico. En el plano ideológico, esta dinámica comercial obedece a una acción concertada de la oligarquía económica por dominar y embrutecer al sujeto, deshumanizándolo, convirtiéndolo en un “consumidor”. Por ello, es la TV abierta la que impone los temas valóricos, educacionales, culturales, etc., según el interés de los dueños de los medios. Cuando hay alguna gran estafa que generar, se lanza una cortina de humo que desvíe la atención de una población extasiada con los medios, y se implementa la infamia, como dan cuenta los programas de denuncias, tan famosos en la actualidad, pero tan inútiles en producir algún tipo de mejoría.
  5. Entre nuestras filas evangélicas hay una gran diversidad. Desde Fundamentalistas hasta Liberales. Por ello, las reacciones ante esta nueva provocación han sido tan variadas. Por una parte, emergen hermanos nuestros con tal nivel de indignación y violencia verbal, que al inconverso promedio le cuesta mucho asociarlo con la imagen estandarizada que tiene de un seguidor del amoroso Jesucristo. Por otra parte, aparecen otros más conciliadores y comprensivos que son muy bien recibidos por los inconversos y autoridades, pero mirados con recelo y desconfianza por parte de la hermandad más fundamentalista. Y como resultado, vuelven a aflorar nuestras divisiones y viejas rencillas no resueltas, relegándonos, una vez más, a la marginalidad o al perpetuo anonimato.

 

UNA PROPUESTA PRELIMINAR.

Sugiero, si a alguien le interesa, abordar este asunto desde una mirada más evangélica y menos Eva-Angélica.

 

  1. Por una parte, debemos entender que la iglesia debe tener una respuesta institucional y una respuesta espiritual. En el plano institucional, me parece adecuada una presentación juiciosa y argumentada ante el Consejo Nacional de Televisión y otras autoridades, para que se pronuncien al respecto. Esta acción se inscribe en el contexto jurídico y político. Es decir, es el derecho que cualquier ciudadano tiene y por lo tanto no es reprochable hacerlo. No obstante, hay que recordar también que, en tales casos, la iglesia queda comprometida a respetar tal respuesta, sea esta beneficiosa o perjudicial a nuestros intereses, como debe hacerlo cualquier ciudadano. Sería inadmisible intentar exigir en el plano institucional privilegios excepcionales para la iglesia, en una nación con gobierno laico.
  2. En el plano espiritual, estimo que es inaceptable imponerles a los inconversos la obligación de comprender a cabalidad el valor que para nosotros tienen ciertos elementos de nuestra espiritualidad pentecostal. Pablo explica esto con absoluta claridad al señalar “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.” (1 Co. 2:14). Incluso, el mismo apóstol instruye a los corintios a ser reservados y mantener en el plano de la intimidad de la congregación algunas manifestaciones carismáticas, para evitar la incomprensión del incrédulo que ignora el valor de tales manifestaciones “Si, pues, toda la iglesia se reúne en un solo lugar, y todos hablan en lenguas, y entran indoctos o incrédulos, ¿no dirán que estáis locos?” (1 Co. 14:23). Reconozco que en la actualidad, con los smartphones y las redes sociales, es prácticamente imposible mantener la intimidad de nuestra liturgia o devoción. Sin embargo, debemos procurar al máximo cumplir con la instrucción dada por el Apóstol Pablo. No esperemos que los inconversos entiendan, comprendan o valoren nuestras convicciones. Siguiendo a Pablo, es más lógico esperar que las subvaloren, catalogándolas como “locura”. Nuestra ira, rabia o hasta torpes amenazas, simplemente serán usadas como condimento gratuito para aumentar artificialmente el rating y el beneficio económico de algún auspiciador ávido de pingües ganancias.
  3. Creo que le hacemos más daño al diablo, usando uno de los, hoy tan escasos, frutos del Espíritu: la mansedumbre. En vez de actuar con agresividad el Apóstol Pedro nos dice “no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis, sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros; teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo.” (1 Ped. 3:14-16) Nuestra buena conducta es la mejor defensa de nuestras creencias. Y el mismo apóstol nos da la razón de ello en el vers. 17 “Porque mejor es que padezcáis haciendo el bien, si la voluntad de Dios así lo quiere, que haciendo el mal.”

 

Para ensayar una conclusión a este conjunto de apuradas ideas, debo reconocer que hablo como pentecostal. Con honestidad señalo que no me agradan estas injustas bromas y las consecuencias que traen “tras bambalinas”. Además de ser Pastor, soy profesor; y he visto cómo la TV pautea a muchos niños y también a algunos de mis colegas en sus conversaciones, en sus juegos y hasta en su forma de relacionarse con el prójimo.  Basta que la TV ponga de moda un nuevo programa, personaje o estilo musical para que se integre a muchas escuelas, sin la mínima consideración o evaluación. Por ejemplo, el vulgar reggaetón. Aunque en las aulas se enseñe el respeto, se instale el tema de género, la dignidad de la mujer, etc., en el recreo, en la actividad extraescolar y hasta en la fiesta de fin de año, alumnos, alumnas y hasta algunos funcionarios y profesores bailarán y corearán las pervertidas letras de esta bazofia subcultural que promueve la denigración de la mujer identificándola zoomórficamente.

Por ello, no es alejado imaginar que por cada retransmisión de las tristemente célebres iluminadas, en algún rincón de una escuela o una plaza, habrá un hijo o nieto de nuestros pentecostales, acorralado por la discriminación, la burla y la vergüenza.

 

Fuente:

http://pastorjuanvidal.com/2012/iluminando-a-las-iluminadas/

 

Otros artículos relacionados:


Escrito por Contralobos

Etiquetado en #Iglesia Perseguida

Repost 0
Comentar este post

Antonio 08/25/2012 23:34

Sería bueno preguntarnos ¿porque se burlan de los pentecostales? de la misma manera ¿se burlan también de los testigos de Jehova, mormones,etc? Parece que no.
Creo que sería muy bueno que la dirigencia pentecostal se haga una profunda autocritica y así identificar lo que se está haciendo mal.

Contralobos 08/28/2012 02:13



Ellas están mal al burlarse y ofender, y "nosotros" estamos mal cuando abusamos de los dones y convertimos el evangelio en algo ridículo y desordenado.



Nelly 08/25/2012 21:17

Me pareció excelente el comentario y desarrollo que hace este pastor de todo este tema que lamentablemente se ha farandulizado. De partida, los cristianos no vemos ese tipo de programas por lo que
los niños, tampoco. Por otro lado lo que no edifica no vale la pena tomarlo en cuenta. Creo que no hay nada más que decir después de lo que el Pastor Vidal ha zanjado. Bendiciones.

Tomas Aguilar 08/25/2012 17:50

Muy buen articulo por parte del pastor. Muy buen blog "contra lobos". Un abrazo y nuestra solidaridad en el conflicto espiritual-social.

Contralobos 09/03/2012 07:56



Muchas gracias mi hno. Tomas, bendiciones!



Osmar Alfaro 08/25/2012 17:45

Excelente artículo y no queda más que buscar agradar a Dios.