Argentina: Pastor Bautista Pablo Deiros es atrapado por los engaños del "papa" Francisco (posible falso profeta)

Publicado en 8 Abril 2014

Hola estimados lectores, les comparto una reciente entrevista realizada al pastor bautista argentino Pablo Deiros, quién defiende a "morir" al actual "papa" Francisco, es lamentable y triste como muchos evangélicos han sido seducidos por un falso evangelio y están apostatando de la fe, hay que tener mucho cuidado, ya que el actual "líder" católico está poniendo toda su fuerza en engañar a las naciones y ya muchos estudiosos y fieles cristianos lo "postulan" como serio candidato a ser el "falso profeta" del apocalipsis bíblico.
 
Bendiciones, Contralobos.

 

En una entrevista con Pulso Cristiano, el pastor argentino Pablo Deiros (en la foto) analiza el primer año deJorge Bergoglio como Papa de la Iglesia Católica Apostólica Romana.

 

-¿Qué evaluación hace del primer año del papado de Francisco?

 -Como muchas personas alrededor del mundo, estoy sorprendido por el dinamismo, atrevimiento y sabiduría de su liderazgo religioso del cuerpo cristiano más grande del mundo.

El perfil del Papa Francisco, más como pastor que como jefe del Estado Vaticano, es novedoso y probablemente es el factor que lo hace más atractivo a las masas populares de todo el mundo.

Su imagen como pastor es real, auténtica y transmite humildad, lo que hoy parece no abundar entre los líderes religiosos de todos los signos.

La profundidad de los cambios introducidos en la Curia, la velocidad de reacción para resolver problemas que han estado atrincherados en el seno de la Iglesia Católica por décadas y el anticipo de transformaciones todavía mayores justifican más que plenamente procurar satisfacer el pedido que este hombre ha hecho con insistencia desde hace ya bastante tiempo: “Oren por mí.”

-Luego de la llegada de Jorge Bergoglio al papado, ¿observó cambios en la relación de la Iglesia Católica Romana con las iglesias evangélicas de su país, de América latina y del mundo? ¿Cuáles fueron esos cambios? ¿Fueron positivos o negativos?

-Francisco todavía va muy por delante del clero que se supone está bajo su autoridad espiritual y moral.

No obstante, desde las bases y hacia arriba se percibe un notable cambio de actitud hacia los evangélicos, especialmente en las relaciones personales y en el desarrollo conjunto de actividades de testimonio cristiano.

Basta comparar la actitud de todo el episcopado latinoamericano después de la Conferencia Episcopal en Puebla (1979) y a lo largo de la década de 1980 con su campaña contra las “sectas de origen norteamericano,” para percibir la diferencia en la actitud.

Después del Concilio Vaticano II, algunos obispos latinoamericanos se atrevieron a llamarnos “hermanos separados” y a alentar el “diálogo ecuménico” a la luz de los documentos sobre ecumenismo de ese Concilio.

Pero lo que está ocurriendo hoy va mucho más allá, y quien está tomando la iniciativa es el Papa. Se trata de un movimiento de “unidad cristiana en la oración y la misión” y no meramente conversaciones sobre cuestiones teológicas y formales.

Si esta tendencia se profundiza, los evangélicos en todo el mundo seremos desafiados a repensar nuestro concepto de “unidad cristiana” y a tomar más en serio la oración de Jesús en Juan 17: “Padre, que sean uno para que el mundo crea.”

-¿Qué impacto tuvo el primer año del papado de Francisco en las iglesias evangélicas de su país, de América latina y del mundo, y en sus pastores y dirigentes?

 -El impacto sobre la comunidad de fe católica romana está siendo enorme. Templos vacíos hoy están repletos de creyentes. Misas a las que nadie concurría hoy son verdaderas fiestas populares. Creyentes católicos que estaban claudicando en su fe debido a la falta de modelos y sacudidos por un escándalo detrás del otro (Banco Ambrosiano, abuso infantil, falta de fe en los sacerdotes, etc.) hoy vuelven a sentirse orgullosos de llamarse católicos romanos.

Lo más interesante es que muchos que habían abandonado la Iglesia Católica hoy están volviendo, y los que se quedaron con una fe apagada y llena de vergüenza hoy están invitando a otros a compartir su fe.

Mientras el crecimiento evangélico está detenido en América Latina y se multiplican los escándalos de pastores corruptos que predican un evangelio corrompido, está creciendo el número de vocaciones en el catolicismo y se está gestando un despertar espiritual que puede cambiar notablemente el escenario religioso del continente.

Con Francisco, el catolicismo que estaba en retirada está volviendo a ponerse de pie, encendido con una espiritualidad nueva y sumamente atractiva para las grandes masas populares.

-¿Qué desafíos plantea el papado de Francisco a las iglesias evangélicas de su país, de América latina y del mundo, y en sus pastores y dirigentes?

-El desafío más grande para los evangélicos es el de poner fin de manera definitiva a la evangelización controversial a la que hemos sido afectos a lo largo del último siglo y asumir nuestra cuota de responsabilidad junto con nuestros hermanos católicos romanos en dar a conocer a Cristo como único y suficiente Salvador y Señor.

Esto que todavía parece imposible para muchos, especialmente quienes han padecido o padecen persecuciones que han tenido a la Iglesia Católica Romana como gestora, hoy no sólo es posible sino también necesario.

Basta de levantar el dedo índice acusador contra la Iglesia señalando su idolatría y corrupción, porque cuando lo hacemos hay otros tres dedos que nos apuntan a nosotros para señalar exactamente lo mismo. El grado de idolatría y corrupción que hoy infesta a las iglesias evangélicas no tiene nada que envidiarle a la vieja Iglesia Católica.

La esperanza que representa el Papa Francisco es que es posible vivir y proclamar el evangelio en este mundo tan complicado, que es posible que una comunidad plagada de pecado y errores cambie para bien, que es necesario comenzar los cristianos a caminar juntos primero por el camino de la oración y la unidad, para luego seguir haciéndolo por el camino de la evangelización proclamando a Cristo como Señor.

No hay otra manera en que la Argentina, América Latina y el mundo vayan a tener la oportunidad de confesarlo como tal, a menos que cumplamos con la misión que nos ha sido encomendada a todos quienes le seguimos como sus discípulos, por más diferencias que haya entre nosotros.

-¿Qué opina sobre el reciente llamado a la unidad que formuló el Papa a las iglesias evangélicas y protestantes?

-Si se lee tal llamado desde una perspectiva política, el mismo no deja de ser como muchos otros que se han hecho desde Roma desde el Vaticano II. Pero no es éste el espíritu con el que el Papa Francisco hizo este llamado. Sus palabras nacen no del corazón de un especulador político, sino de un hombre lleno del Espíritu Santo. Si se interpreta su llamado desde esta perspectiva, entonces el mismo representa el desafío más grande que hayamos recibido los evangélicos en nuestros cinco siglos de historia. La pelota está ahora en nuestro campo y es nuestra responsabilidad responder desde nuestra fe y no a pesar de ella.

En lo personal, prefiero correr los riesgos de deponer las armas defensivas y tornarme vulnerable al otro, con tal de ganar su corazón y juntos representar mejor a Cristo, nuestro común Señor.

A quienes consideran que esto es sumamente peligroso y que pone en riesgo la defensa de la verdad al ceder ante lo que se considera es una mentira, les respondo que el Señor no me llamó a defender la verdad ni a imponérsela a otros, sino a amar a mi prójimo y permitirle que me ame, para que amando juntos al Señor podamos servirle mejor.

Algunos hermanos han calificado a Francisco como el Anticristo, lleno de engaño y artimañas. Si es así, prefiero ser víctima de sus pecados y no convertirme yo en un Anticristo al no amar a mi prójimo como él lo hubiera amado, incluso a mis enemigos.

Pablo Deiros nació el 14 de julio de 1945 en Asunción, Paraguay y se mudó con sus padres a la Argentina cuando era muy niño. En este país cursó sus estudios primarios, secundarios y universitarios.

Fue ordenado pastor a los 22 años. Ejerció en iglesias bautistas argentinas. Está casado con Norma Calafate, tiene tres hijos varones.  Ha servido como secretario ejecutivo de la asociación de Seminarios e Instituciones Teológicas por un período de siete años.

Fue rector del Seminario Internacional Teológico Bautista en Buenos Aires. Tiene publicados más de 30 libros en castellano, varias traducciones al inglés, como así también artículos en diccionarios y enciclopedias y en revistas.

 

Fuente:

http://pulsocristiano.com/deiros-con-francisco-se-percibe-un-notable-cambio-de-actitud-hacia-los-evangelicos/

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post

R2d2 09/22/2016 17:58

Perdón por decirlo, pero, como lo dijo Jesucristo, los falsos profetas se muestran como mansas ovejas por fuera, con apariencia de "piedad", "amor", "misericordia", "pobreza", etc., pero por dentro son lobos rapaces. ¡Cuidado! Usen el discernimiento. Lean el Nuevo Testamento de la Biblia por completo para discernir la verdad de la mentira.

Gamaliel y Gaby 04/11/2014 18:18

Cómo es posible que un pastor de la línea que ha defendido por años la historia de la iglesia y sabe de sobra (si de verdad es un pastor estudiado), cómo la "religión universal" por medio de
trampas y mentiras ha tratado de manipular y controlar la verdad, nosotros crecimos en esta denominación (Bautista) y nos avergüenza cómo personas como él, defiendan algo que es evidente y con
fundamentos basados en la manipulación, nosotros creemos que este tipo es un infiltrado más... Gama y Gaby.