Dios quiere frutos / por: César Angelo

Publicado en 17 Enero 2016

Dios quiere frutos / por: César Angelo

18 de Enero de 2016 / Santiago de Chile / Blog Contralobos.

 

Dios quiere frutos

por: César Angelo

 

Introducción:

 

Hola mis queridos hermanos en Cristo y lectores de este blog, es una bendición saludarle en el amor fraternal de nuestro Señor, les deseo muchas bendiciones y paz en Cristo. Les quiero compartir una exhortación en la Palabra para que podamos crecer en el Espíritu.

 

Como dice el título de este mensaje, Dios demanda y quiere frutos de nosotros, pero antes de seguir, quisiera que leyeras Juan 15:1-16.

 

Si ya lo leíste, podemos indentificar 5 aspectos en los primeros versos: 3 personajes, 1 beneficio y un decreto:

 

Personajes:

1.- VID (Parra, Parrón, el tronco y raíz de la parra) = Cristo, el Hijo

2.- LABRADOR (Dueño de la Viña) = Dios el Padre

3.- PÁMPANO (Rama, Vástago) = Las personas, los hijos de Dios, los cristianos (o quienes dicen serlo)

 

Beneficio:

4.- FRUTO

 

Decreto (de Dios):

5.- LIMPIOS POR SU PALABRA

 

¿Qué es el fruto?

Dicho esto, quisiera que entendieramos bien que es el fruto, vamos a ver algunos versículos:

MATEO 3:8-10 (Frutos de arrepentimiento)

GÁLATAS 5:22-25 (Frutos del Espíritu)

ROMANOS 6:20-22 (Fruto de Santificación)

 

Entonces, según estos versículos, el Fruto al que se refiere Jesucristo es:

 

a. Arrepentimiento (Vida Nueva, Nuevo Nacimiento)

b. Carácter de Cristo

c. Amor

d. Vida santa

e. Vida Cristocéntrica

f. VIda Bibliocéntrica

 

En resumen, el fruto vendría siendo vivir como Cristo y/o ser imitadores de Cristo.

 

Dios quiere que tu y yo llevemos fruto y muuuucho fruto!

 

Tal como lo enfatizan los versos leídos en Juan 15:2; 15:8 y 15:16 y que también confirma Romanos 7:4-5, es Dios mismo quién quiere que sus hijos tengamos fruto, y no poco, sino mucho, El Padre se agrada de que sus hijos lleven fruto y que tengamos una vida llena de estos, de tal manera que Dios puede disfrutar de nuestros frutos y quienquiera que se acerque a nosotros pueda tomar de nosotros el fruto de Dios.

 

En Juan 15:2 vemos que Dios (El labrador) hace dos acciones:

 

1.- Quita los pámpanos (las ramas) que No tienen frutos.

Cuan necesario es para la parra quitar esas ramas que están dando fruto, porque de esa manera las demás ramas que tienen frutos puedan crecer con más fuerza.

 

2.- Limpia o poda (disciplina) las ramas que ya tienen fruto.

Que importante es en la vida del cristiano esa poda, que se refiere a esa disciplina del Señor ¿con qué nos poda?, pues, con su Palabra, de manera de quitar las impurezas, los pecados, el mal carácter, el hombre viejo. También las pruebas y aflicciones nos van moldeando para ser como Cristo.

 

Es cierto que muchas veces la palabra de Dios nos debe reprender, exhortar, corregir y disciplinar y sin duda, a veces eso molesta y no nos produce mucha alegría, pero como dice Hebreos 12:11 al final produce buen fruto y apacible, gloria a Dios!

 

Conclusión:

 

Como hemos visto, somos llamados a dar fruto y mucho fruto!!

Como dice Jesús en Juan 15:6 y Juan El Bautista en Mateo 3:8-10 es de vital importancia llevar fruto, porque quién no lleva fruto será echado al fuego, porque en realidad en la vida cristiana es esencial llevar fruto y el Señor es categorico y hace un advertencia al respecto, por eso Jesús dice por sus "frutos" los conocerás... y no se refiera a "milagros", estadios llenos, carisma, megatemplos, millones de descargas de música o visitas en youtube, fama, etc... ¡Claro que No!!, eso no es fruto, a eso no se refiere el Señor, los frutos son espirituales, son el carácter de Cristo, es ser más como Él y menos de mi!! Incluso la Biblia cuanta la historia de unos seudoevangélicos que querrán entrar al reino de Dios por sus obras, haciendo hincapié en ellas, diciendo: sanamos enfermos, hicimos milagros, echamos fuera demonios, y vemos la respuesta tajando del Maestro y Rey de Reyes que les dirá: No les conozco, apartense de Mi hacedores de maldad!! Que terrible será para ellos, perder toda una vida tratando de aparentar una vida de santidad, de piedad, de falso cristianismo, de religiosidad y pomposidad!!

 

Entonces, finalmente, podemos concluir que quién no lleva fruto no es cristiano, no es salvo ni ha tenido un verdadero cambio y por lo tanto nunca se ha arrepentido, hay un juicio para quién dice ser cristiano y no lleva fruto, te ruego que examines tu vida y puedas ver si hay en ella los frutos que demanda Dios el Padre!!

 

Si queremos ser sus discípulos tenemos que llevar fruto agradable para Dios y trabajar en la Viña del Señor siendo obreros dignos de nuestra vocación. No te olvides, Dios quiere frutos!!

 

 

Atte. César Angelo / Blog Contralobos

contralobos@gmail.com

Facebook: Cesar Contralobos

Twitter: @Contralobos

Mi Canal de Youtube

Mis Predicaciones, Estudios Bíblicos y Reflexiones.

Repost 0
Comentar este post

jose 01/18/2016 22:44

CON LA AYUDA DE NUESTRO SEÑOR JESÚS SI PODREMOS LLEVAR FRUTO PERO SOLO NO ES POR ALGO DEJO EL ESPÍRITU SANTO CON SU AYUDA PODEMOS Y SIN EL NO HAY NADA